Para comunicarte, puedes escribirnos a través de nuestro formulario de contacto o al correo info@tragediagriega.cl

Según el cumplimiento de la Ley Orgánica 13/12/1999 de Protección de Datos, comunicamos que su dirección de correo electrónico, así como los datos de carácter personal que obren en nuestro poder, están incluidos en un fichero de nuestra responsabilidad, gozarán de la protección adecuada y no serán cedidos a terceros.

MITO Y TRAGEDIA GRIEGA HOY, 2019, es un proyecto que ha sido posible gracias al apoyo del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile.

Dioses / Atenea

                            Atenea

Hija de Zeus y Metis y diosa de la sabiduría, de la tempestad, de los cultivos, de las artes y de la guerra justa. Cuando Metis estaba embarazada, a Zeus le llegó el presagio de que ese nacimiento engendraría un hijo tan listo como para derrocarlo. Para impedirlo, Zeus devoró a Metis y al feto. Al pasar el tiempo, la nueva diosa brotó de la cabeza de su padre, abierta de un hachazo por Hefesto. De esta forma, Atenea nació adulta y armada. Además, la cercanía con Zeus durante su nacimiento y desarrollo le entregó valores quye la mantenían unida al dios. Eso la convirtió en su ayudante ideal. Por eso era la única digna de cargar el escudo de su padre, entrar en el arsenal y portar su trueno. 

Atenea luchó junto a su padre en la Gigantomaquia, ayudó a Perseo a decapitar a Medusa, enseñó a Heracles a exterminar monstruos y aconsejó a Belerefonte para domar al Pegaso. En la Guerra de Troya, tanto Atenea como Hera apoyaron a los aqueos por su odio a Paris, que no les entregó la manzana de la discordia. También fue ella quien enseñó a Epeo para que construyera el Caballo de Troya, lo que permitió la conquista de la ciudad.

Atenea es ingeniosa e inteligente no solo en tiempos de guerra. Es diosa de la sabiduría protectora de los héroes y de la gente de letras. El papel de consejera revela que el espíritu prevalece frente a la adversidad. 

Como “Atenea Erage” protege a los artesanos. Y el apelativo “Palas Atenea”, que corresponde a “Atenea Partenos”, califica a la diosa como “eternamente virgen”. Esto se basa en las antiguas creencias que consideran que la fuerza de la diosa depende de la carencia de relaciones sexuales. En Atenas se le veneraba como Partenos (virgen), de ahí que el gran templo en su honor se llame el Partenón. 

Grimal, Pierre, (1989). Diccionario de mitología griega y romana. Trad. Francisco Payarols, Barcelona, España: Paidós. ​

Graves, Robert, (2007). Los mitos griegos I y II. Trad. Esther Gómez Parro, 2001. Madrid, España: Alianza Editorial. 

OBRAS DE ARTE RELACIONADAS CON ATENEA